Empresa de detectives privados en Sevila

El negocio de la investigación privada crece gracias a la infidelidad

Pero además de esclarecer casos domésticos como situaciones de infidelidad en parejas, robos y búsqueda de personas extraviadas, estos investigadores ofrecen a diario en varios periódicos locales los servicios de vigilancia, ubicación de deudores, búsqueda de desaparecidos, indagaciones por fraudes y comprobación de robos.

Siguiendo las pistas. “Somos detectives privados especializados con alto entrenamiento y trabajamos con bastante experiencia para asegurar que nuestro cliente reciba los resultados deseados”, señala Jorge S., que brinda servicios especiales de investigación, con un alcance local, nacional e internacional.

De acuerdo a la experiencia y conocimiento de estos profesionales, la infidelidad es la primera razón por la que las personas los buscan, pero también desarrollan investigaciones de robos o fraudes en entidades financieras, bienes inmuebles, patrimonios personales o colectivos. Jorge S. señala que sus investigaciones son comprobadas a través de videos (filmaciones diurnas y nocturnas), fotos y grabaciones de voz. Este detective, al igual que sus colegas, prefiere entrevistarse con sus clientes en diferentes puntos de la ciudad, sin llegar a una oficina fija.

Él ofrece investigaciones en muchas áreas, como compañías de seguros, empresas y muchos casos en general, “somos capaces de hacerle cualquier trabajo investigativo y ubicación de personas a cualquier nivel”. Este profesional asegura que todos sus casos y los nombres de sus clientes se mantienen en confidencialidad y son manejados con mucha discreción.

Crece la demanda. Los años y la cantidad de habitantes en nuestra ciudad, han hecho que aumente la demanda de los servicios de este sector, así lo indica el coronel C.C., detective de la Oficina de Seguridad e Investigación Privada (OSEIP). C.C. señala que la investigación privada es uno de los oficios más difíciles porque no tiene el auxilio de los fiscales o del sistema policial, “este es un trabajo muy personal, porque es uno mismo quien tiene que investigar, fotografiar, seguir, contactar clientes.

A pesar de ello existen muchos casos en los que podemos intercambiar datos con la Policía a través de a Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc)”

Los que realizan este tipo de trabajos son en su mayoría expolicías, graduados de la Academia Nacional, que se han especializado en esta área y que tienen la suficiente capacidad para mantenerse en este oficio, “porque muchos lo han intentado, pero pocos hemos logrado mantenernos”, indica C.C., quien ofrece investigaciones sobre piratería, crimen organizado, ubicación de personas, fraudes financieros.

Los recursos que normalmente utilizan para desarrollar su oficio son los denominados “kits de investigación”, que se trata de cámaras fotográficas, filmadoras, grabadoras, celulares u otros artículos tecnológicos que son de uso público.

Los límites del detective privado. El investigador conoce muy bien sus límites jurídicos. “Nuestro trabajo concluye cuando descubrimos el caso asignado y de ahí en adelante se da parte a la Policía para que esta siga los conductos regulares de cuerdo a ley”, precisó.

“Nuestras investigaciones se limitan a delitos, desfalcos y problemas personales y no así en temas políticos, pues esto es facultad del Estado a través de sus respectivas instancias” comenta el detective al consultársele si alguien de su gremio estuvo involucrado sobre investigaciones que se han estado realizando últimamente a dirigentes políticos, cívicos y periodistas.

C.C. comenta que cuesta mucho empezar a desenvolverse en este oficio y para él no fue una excepción, “tuve que arreglármelas al momento de iniciar con este trabajo, pero ahora cuento con tres vehículos diferentes, celulares a disposición en varios puntos de la ciudad, y he llegado a concretar contactos importantes a nivel nacional e internacional”.

Ser detective privado es bien arriesgado, C.C. concluye explicando que hay que ser muy profesional para hacerlo y lograr que los casos terminen siendo procesados de acuerdo a ley. C.C. lleva ocho años en la investigación privada, trabaja con expolicías, lleva más de doscientos casos y ha logrado recuperar 14 vehículos robados.

La Policía suele trabajar con ellos. Para el abogado y excomandante de la Policía departamental de Santa Cruz, Rolando Fernández, la actividad de los detectives privados no está  legalmente amparada por ley ni por ninguna normativa, “son informales” dice a tiempo de señalar que la Ley Orgánica de la Policía deja abierta la posibilidad de que este oficio sea incorporado, dependiendo de una resolución ministerial.

Según este profesional, en caso de llegar a estrados judiciales, las pruebas recolectadas por estos investigadores quedan a criterio del fiscal, “solo él certificará que las pruebas son reales y verídicas”. Fernández aclara que es la Policía la que debe recabar las pruebas de un delito a través del Instituto de Ciencia Forense.

Respecto al intercambio de información entre los detectives y algunos uniformados en servicio, Fernández lo halla muy probable que exista y se mantenga contacto entre ambos e incluso que crucen información para llegar más rápido a los sospechosos o al esclarecimiento del delito.

“La Policía en investigación tiene tremendas limitaciones, hay muchas denuncias, y la falta de personal hace que los casos se retrasen y se perjudique al momento de esclarecer un hecho” revela el excomandante policial.

135 Artículo

De la ley policial indica que las investigaciones privadas, solo podrán funcionar con resolución del Ministerio de Gobierno.

1.500 Bolivianos

Son sus honorarios para investigaciones domésticas. La cifra sube de acuerdo al tiempo y el riesgo de su trabajo.

Su trabajo es manejado con reserva

Todos sus casos y los nombres de sus clientes se mantienen en confidencialidad y son manejados con mucha discreción.

La ley policial deja la posibilidad de legalizar el trabajo de los detectives privados tal como sucedió con las empresas de seguridad privada, obviamente con límites y sanciones’.

Rolando Fernández

Excomandante de Policía

Nuestro trabajo concluye cuando descubrimos el caso asignado y  de ahí en adelante se da parte a la Policía para que esta siga los conductos regulares de acuerdo a ley’.

C.C.

Investigador Privado

Lo más triste de ser investigador es el portar noticias trágicas para los familiares de las víctimas de un hecho de sangre’.

Julio César Quiroz

Exinvestigador de la División Homicidios de la Policía

El Día, Santa Cruz, Bolivia

Fuente: http://eldia.com.bo/mobile.php?cat=1&pla=7&id_articulo=67330